Blog

[Escritor invitado] Una aventura de nunca olvidar: Estudiante TCP

La aviación es un sector lleno de historias de vida, de superación y de sueños cumplidos… sueños como los de nuestros estudiantes que al ingresar por primera vez al mundo laboral aeronáutico sienten en carne propia la pasión que rodea tan maravilloso mundo. Esta es al historia de Isabela Arango, estudiante de TCP y practicante en la empresa FLY Colombia, quien muy amablemente nos compartió su experiencia en esta edición del Blog Aeronáutico AAA:

Comienzo del relato … ¡Disfrútenlo!

Siempre imaginé verme entre las nubes, sentir la sensación de poder volar, al igual que ser parte de algo tan grande como una tripulación en vuelo, siendo este un sueño tan anhelado, la palabra grande solo sería una metáfora ya que desde que tengo la oportunidad de estar cerca a estos majestuosos helicópteros, llenos de  emociones y sentimientos pude ser parte de la  población que ha podido sentir un sinfín de conmociones y esto es gracias a Fly Colombia, una empresa que no solo se encarga de generar vuelos panorámicos en helicópteros si no que vela por brindar una experiencia a cada persona, y esta fue la mía:

Iniciando mi proceso de prácticas en la Academia Antioqueña de Aviación yo era la pupila de lo que me han formado hasta el día de hoy, me fascinaba ver cuando encendían la aeronave y el viento encima de mi cuerpo hacia estremecer mis fibras,  queriendo ser parte de los pasajeros que iban a vivir algo inexplicable, digo inexplicable, porque no sabía que se sentía, hasta que seguí yo… estaba aprendiendo de mis funciones en plataforma y mi compañera Ana María me dice que yo iba a ir en ese vuelo con ella, mis palabras se quedaron cortas, comencé a sudar,  mi corazón latía impresionantemente, tanto así que no sabía qué camino escoger, quise hacer que mi primera vez fuera siempre la más recordada, y lo fue, entre los ecos que me decía mi compañera que iba poder apreciar el vuelo desde el puesto de co-piloto, mi ansiedad por no saber dónde montarme, hizo que yo me subiera por el puesto del piloto… aún no había reaccionado y decidí seguir por ese mismo camino, entre risas y chistes de mis compañeros por presenciar esa escena, pasaron tres minutos y fue ahí donde me guiaron a mi asiento, dando una vuelta por la parte delantera hasta llegar a él, en ese momento la pena no existía en mí, yo solo estaba enfocada  en el vuelo, lo cual fue un trayecto maravilloso, no paraba de grabar y ver la cuidad tan linda a tantos metros de altura, y cómo no olvidar los virajes, los sube y baja, las alegrías, los headset, fue algo que no le pararé de agradecer a tan maravilloso personal como lo es el de Fly Colombia.
Adicional a eso, sumemos a mi experiencia estos 5 meses y medio de prácticas de mi estudio como Tripulante Cabina de Pasajeros en la Academia Antioqueña de Aviación, esta gran oportunidad que Fly Colombia me brinda y me está brindando. Viéndolo desde otra perspectiva, he podido crecer y cada persona que he conocido me ha hecho crecer, he atendido, he ayudado, contamos con un excelente personal y además de un público con gran diversidad de culturas, gustos, personalidades  y de todo esto se aprende, es mágico poder observar la sonrisa de cada pasajero que te atraviesas en cada operación, al igual de saber que somos un guía más para ellos, para poder cumplir ese anhelado sueño, el gusto de poder volar como cualquier persona, desde la infancia lo ha mentalizado y para mí lo más confortable de todo esto es poder recibir un “Gracias, muy buen servicio” o “que genial la asesoría”, esas palabras hacen que mi labor sea más apasionante y vivencial, por todo esto ¡Gracias infinitas!

Cortesía a Fly Colombia 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario